Investigadora Manuela Badilla

Tras el estallido del 18 de octubre de 2019, más de 400 monumentos públicos fueron intervenidos en todo Chile, cifra que corresponde al  64% del total de monumentos en el país según un catastro del  Consejo de Monumentos Nacionales.

Manuela Badilla, profesora de la Escuela de Psicología UC e investigadora de VioDemos y COES, se dedicó a comprender la intervención monumental en tres ciudades de Chile; Valparaíso, Temuco y Punta Arenas, en su proyecto Fondecyt de Postdoctorado “Movimiento monumental. Negociación, creación y disputas por la memoria colectiva en el espacio público constituyente” (3210074). 

El jueves 21 de marzo, la investigadora dio a conocer los resultados de su investigación en el marco del “Seminario Movimiento (des)monumental: Registros, proyecciones y desafíos” donde también se compartieron otros estudios y experiencias de artistas para reflexionar sobre la oleada de intervenciones a monumentos públicos y sus efectos en la memoria colectiva del país.

La investigadora partió su intervención señalando que en los monumentos toma lugar una “memoria espacializada” que  representa el poder porque no cualquier persona puede levantar un monumento ni elegir a quien homenajear. Además explicó que  los monumentos si bien rescatan el pasado, miran al futuro porque buscan fijar un recuerdo para quienes vienen. Asimismo, son objetos en disputa: generan distintas interpretaciones, hay quienes les rinden honores o simpatizan con ellos, hay otros que los cuestionan y/o rechazan.

En el caso de su proyecto postdoctoral, la investigación contempló entrevistas a manifestantes, entrevistas a expertos y funcionarios públicos, y el análisis de documentos oficiales y monitoreo de prensa. 

Al analizar qué monumentos fueron intervenidos, se observa que fue un fenómeno que ocurrió en todo Chile, mayoritariamente sobre figuras masculinas de la conquista/colonia y de la independencia. También se detectaron intervenciones en los monumentos vinculados a las víctimas de la dictadura, como una contramanifestación a la revuelta. Los discursos acerca de la intervención de monumentos también se vinculan con la denuncia de la violencia contra la mujer y su invisibilización en la memoria. 

Sobre cómo se los interviene, en algunos casos hay destrucción total o parcial y en otros hay intervenciones con adornos, accesorios, pinturas y/o rayados. Hay conciencia entre las personas de que la intervención de monumentos se da de manera transnacional y dan cuenta de un conflicto con la memoria que se da en diferentes países. 

Respecto a las particularidades en cada una de las ciudades; en Valparaíso al ser una ciudad patrimonial; se detecta un conflicto entre el abandono de la ciudad y un “pasado esplendor” conscientes del carácter patrimonial de la ciudad. En Temuco la visión de los monumentos retrotrae a la “ocupación” del territorio Mapuche por colonos y el Estado. En Punta Arenas los monumentos se leen como representantes de la colonización, de la industria ovejera y de las matanzas a los pueblos originarios. 

Parte de la presentación de Manuela Badilla

Los discursos respecto al proceso de intervención monumental son variados, pero se pueden sintetizar en tres líneas: quienes aspiran a derribar todo símbolo de poder; quienes ven el proceso de intervención como un intento por modificar el balance de poder respecto a la memoria: quienes muestran sorpresa y ambivalencia. Que se da más bien en los profesionales del Estado, que pueden simpatizar con los discursos más disruptivos respecto a la memoria, pero deben cuidar la ley y proteger los monumentos.  

Las reflexiones finales del proyecto sugieren que los monumentos canalizan acciones colectivas en periodos de movimiento social; que son una “herramienta epistemológica” que permite conocer/reconocer/cuestionar la memoria. Las intervenciones monumentales son un llamado urgente a la valoración del patrimonio subalterno, a dar cuenta y/o valorar las expresiones, personas, procesos que no están en la memoria. Por último, esta oleada de intervenciones nos muestra la irrupción de un activismo en función de la memoria que rescata hitos o periodos de la historia y los proyecta a futuro. 

Manuela Badilla espera continuar la investigación vinculada a esta temática, a través de Monumenta (mnmnt.cl), un portal que reunirá investigaciones, reflexiones y creaciones culturales vinculadas a esta temática. Y que albergará  GeoMonumenta, una plataforma  abierta, colaborativa y gratuita para georeferenciar los monumentos que han sido intervenidos.